lunes, 6 de octubre de 2014

La mano negra



(imagen de la Web)


*¿Me llamaste, o soñé quizás escuchar tu voz? La tormenta impide estar seguro de tu llamado. ¡Inténtalo, nuevamente! evita que viejos temores eliminen tus deseos...
Debido a la tormenta un errante trueno alejó mi voz y quizás por ello recibiste el eco de ella. ¿Viejos temores?, el viento comienza a dispersarlos en todas direcciones. En el espacio de un solo día el mundo que me rodea ha adquirido una perspectiva diferente.

*Él, es el que me aterra, ese viento que no tiene contrincante, penetra y afecta mis sentidos, es como una mano inmensa que me sujeta sin permitir escape alguno. ¡Por favor, necesito tu ayuda!

*Noche de lluvia y vendavales que inquieta a cualquiera, voy en camino hacia el lugar donde te encuentras ajena a los diversos susurros de la noche, aunque en ese angustioso llamado de tu voz escucho los tantos silencios que conforman una eternidad. Reina la oscuridad y la noche rota en pedazos por el viento acelera los latidos de mi corazón que constituyen un enigmático ¿después?...

*¿Quién se interesa en el después? ¡¡Trata de llegar!!, no concibo tanto dolor, el miedo inmoviliza mis instintos... percibo ya cerca la sombra de la guillotina disfrazada en esa mano que avanza lenta pero con una misión determinada: enviar mi alma lejos, más lejos aún, ¿dónde estás que no te veo?

*¡Cálmate!, estás asustado y nadie, en modo alguno, en ese estado razona. Voy lo más rápido que puedo, mi corazón continúa acelerándose y cambia de ritmo constantemente al pensar que puedes estar en grave peligro debido a esa mano negra que dices percibir. ¿No será una alucinación de tu parte? A medida que me aproximo me parece escuchar tus lamentos, ¡pero!, otro trueno estremeció profundamente a la tierra y el  sonido de tu voz se perdió en lontananza reinando un silencio pavoroso.

*El viento calmó su grito; quedo a merced del silencio que acecha en los rincones... presiento el avance de la mano negra que a pasos agigantados incrementa su magnitud... vislumbro mi final, el tiempo apremia y tu presencia, aunque imprescindible, brilla por su ausencia. ¡Ohhhhh!... cuanto te requiero...

*Un rayo de luz se ha dejado caer en medio de las sombras, mi instinto me indica que debo correr hacia donde te encuentras agobiado por el temor de esa mano negra que dices desea terminar contigo. El tiempo parece desgarrar las entrañas de la tierra mientras mis pies vuelan intentando avanzar entre los obstáculos que encuentro a mi paso ya que por la tormenta el camino se ha vuelto más pedregoso. Me angustia el hecho de no alcanzar a llegar a tiempo. ¡No sucumbas ante ese peligro que te acecha!

*No encuentro escapatoria alguna, mis esfuerzos han sido en vano. Las fuerzas me abandonan, quedo a merced de un final injusto. En momentos creo ver una luz en lo que se asemeja a un largo túnel obscuro y ruidoso... mis pensamientos me engañan, dudo que logre continuar con este miedo que hiela mis instintos de conservación... ¿dónde te encuentras amiga?

*¡¡Schhhhhh!!, no hagas ruido, estoy escudriñando el lugar que da acceso donde te encuentras. Un golpe de viento abofetea mi cara y... ¡tenías razón!, veo esa mano negra que se dirige hacia ti como una sombra fantasmal. La noche... el miedo... ¿la muerte? No quiero pensar en ella, no quiero pensar en nada, lo principal es no entrar en pánico... La mano negra se ha detenido, permanece inmóvil ante ti como si estuviese tallando tu rostro...
Irrumpe el alba...


 |||||||||||


Ella...Cristina Hauri (Chile)
El.....Beto Brom (Israel)

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
*Registrado, Safecreative N° 1402190184987
*Música de fondo: Dark Sanctuary / Les Memories Blessees

°°°°°°°°°°°°