martes, 11 de noviembre de 2014

Eslabones misteriosos




-Creo haber entrado en un laberinto donde su tramado me impide reconocer lo subjetivo de lo objetivo..¡¡¡estoy irremediablemente perdida!!!

Unos pasos detrás de ella, y apresurando la marcha, se acercó su compañero de aventuras.

-No temas, aquí estoy para guiar tu camino, mi lámpara de la clarividencia permitirá que logres desocupar tu mente de esas imprevistas vicisitudes.

-¿Crees que podrás ayudarme, en este buceo hacia las aguas profundas y viscosas, que hoy a  la incertidumbre me lleva?¡Disculpa y espero entiendas mis dudas! ¿Alguna vez tuviste la sensación de vagar en un salar sembrado de ardientes leños o deslizarte entre un tumulto de sombras que enojosas o burlonas acuden y se desvanecen con la misma intensidad, sin darte tiempo a procesar el mensaje?

-Es imprecindible recapacitar para lograr ver de cerca lo que se encuentra lejos. Todo es relativo, hoy te sientes alienada por tus conjeturas, que por lo visto atascan tu raciocinio impidiendo retomar el norte de tus pensamientos. No inclines tus antenas, capta esa voz interior que te llama, agudiza tus sentidos, ten confianza en mis palabras, estoy para ayudarte, no lo olvides.

¿Recapacitar? Amigo mío se puede hacer cuando las aguas están calmas, cuando la respiración nutre y no cuando ahoga ¿Has experimentado cuando  la angustia  se desata y el llanto se convierte en doloroso gemido o estalla en grito crispado? ¿Has sentido alguna vez que el alma se te escapa por cada poro de piel ?

-Desesperar nunca es solución, sino mas bien escape. Nuestros sentimientos reflejan estímulos y tratar de encauzarlos requiere sólo decisión, inclusive a costa de nuestra voluntad.

-Tienes razón en parte pues una frase que creo anónima dice que “soldado que huye, sirve para otra guerra” jajaja, pero ahora, en serio, muchas veces es bueno y creo que hasta saludable, “caer en las brasas” para poner en juego todas las potencialidades que muchas veces ignoramos que poseemos. Vale decir recorrer los laberintos y sentir que los sentimientos y los sentidos se enajenan …¡Ah que cautivante parece ser- lo estoy experimentando - el estar frente al precipicio y sentir la fuerza que te llama a dejarte caer…!¡que fantástico parece dejarse llevar por la adrenalina que reclama acción y te enajena…y hasta parece ponerle un buen condimento para romper la rutina.

-Mala compañia la rutina, amigaza, siempre es imprescindible avanzar, negativo es quedarse inactivo, pues en ese instante comenzamos a retroceder, y si creemos ver ante nosotros un abismo sin fondo, tomemos una buena bocanada de aire y saltemos...la valla no es infinita, verás que será fácil intentarlo para lograr llegar a buen puerto y gozar de un costa apacible.

-Bien, ya que pareció a primera vista que nuestras posturas eran antagónicas, siento que vamos, a pesar de todo, encontrando hebras que logran desenvolver la madeja. Apruebas entonces que haga la experiencia-que por otra parte ya hice y me encantó-, de tirarme al vacío y es cierto, tiene fondo y lo grandioso es el haber vivido el desafio. En cuanto a la rutina, comparto tu postura,  a la cual agrego un pequeño detalle que quiero hacerte notar…no siempre detenerse es retroceder. Muchas veces es saludable parar para analizar y trazar nuevas estrategias, que sólo son posible, desde la aparente quietud.

-Encuentro cierta avenencia en tu decir, querida amiga, siempre es positivo mirar sobre nuestro hombro y examinar las huellas que quedaron grabadas en el camino. Aprecio que mis humildes consejos lograron despojarte de ese molesto soponcio que te aquejaba. Contento que así resultó.

-Amigo mío más que consejos ha sido sentir, la sincronización de los corazones, saber que hay un espejo humano donde mirarse, poder hablarle y esperar la respuesta, que puede  ser o no la esperada, pero seguramente es sincera, estimulante y reparadora. Son los misteriosos eslabones que tiene la amistad, que si se recorren despacio apreciando su dimensión, color y rítmico insertado, nos permiten andar en cuerdas invisibles, atravesar vendavales insospechados o penetrar en las tinieblas más fantasmales y no obstante vislumbrar la luz, la confianza y el sosiego.


°°°°°°°°°****°°°°°°°°
Autores
María de los Angeles Rocccato (Argentina)
Beto Brom (Israel)

|||||||

*Registrado-Safecreative N°1411042475647
*Música de fondo: L.van Beethoven / Moonlight-sonata