miércoles, 10 de septiembre de 2014

Dos caras del amor


(imagen de la Web)


*Es destacable como lograste mantenerme alejado de tus verdaderos sentimientos, mereces una medalla por ello.

*No es cuestión de sentimientos, porque bien sabes que te amo. Todo se fue dando de a poco en el gimnasio, de tanto compartir momentos importantes en los cuales tu siempre, por tu trabajo, estabas ausente.

 *Que diplomática manera de encubrir tu doble máscara, haciendo recaer sobre mis espaldas tu falta de entereza, pues no deseo utilizar la específica palabra que concuerda con tu actitud.

*¿Actitud? Me hablas a mí de actitud, del comportamiento tan descarado que has tenido conmigo durante estos tres largos años y que de feliz matrimonio. No me vengas con tanta hipocresía, no concuerda con ninguno de los dos. 

*Mientras ocupé mi tiempo trabajando para solventar tu vida de holgazana, aprovechaste para gozar de tu amigita y ahora me reprochas tu magro matrimonio. ¡Tu desfachatez no tiene parangón!

*No entiendo a que se debe tanto asombro y reclamo, cuando era evidente ante todos, del abandono y falta de atención a la cual me tenias sometida esos últimos meses. En ella encontré todo lo indispensable para ser feliz. 


*No es lógico comparar abandono o falta de atención con infidelidad, y con una ¡¡¡del mismo sexo!!! Directamente inconcebible.

*Nunca podrás entender lo que significa la verdadera amistad. La comprensión, lealtad y complicidad que en ella existe. Los tiempos han cambiado, al igual que las relaciones interpersonales. ¿Acaso no lees la prensa y de como las leyes se van transformando a pasos agigantados? 


*¿Amistad? no doy fe a mis oídos...Tienes el tupé de tergiversar esa sublime palabra comparándola con una relación que, no obstante no es nueva en este mundo, aún continúa golpeando en forma descarada, las pautas de la ley natural de la vida, cada vez que sumerge desde las tinieblas. No terminas de apabullarme con tus intentos de encubrir o tal vez disfrazar, tus inclinaciones sexuales.

*Son circunstancias de la vida, tal podamos llamarlas pruebas para conocer nuestras debilidades y fortalezas. 

No me queda otra que aceptar tu confesión. Mucho te quise, y esto es demasiado para mi. Todo está dicho, tú te encierras en tu realidad y no encuentro mi lugar en tu nuevo mundo. 
Si esa es tu última palabra, no hay nada más que yo pueda hacer. Pero recuerda siempre que debemos aceptar a las personas tal cual como son y saber afrontar las experiencias o etapas que van suscitándose a lo largo de nuestra historia. Yo seguiré, tal vez, con mi dualidad, y tú con tus extrañezas. 

*En este específico caso, no es cuestión de aceptar o no, sino dar lugar a los sentimientos, y ellos tienen siempre la última palabra. Estoy afligido, lastimado...¿porqué no te es posible comprender?


*Pienso, debes madurar, actualizarte leyendo sobre todos esos artistas que se han atrevido a marcar la diferencia en el mundo real que estamos viviendo. Esconderse detrás de una falsa máscara no es lo correcto. Cualquier decisión que tomes, la tendré presente, pero nunca olvides lo vivido por los dos en este corto tiempo de amor y de pasión.

*Siempre mantuve la idea que la vida es posible compararla con un gran teatro, y cada uno actúa representando tal o cual papel, y por lo tanto cambiamos nuestra máscara de acuerdo al libreto. Es digno de destacar el doble papel que has decidido personificar en esta obra. El amor y la pasión que mencionas, quedaron en el camino. Ni siquiera huellas dejaron. Que seas feliz.


 ||||||||||||||| 


Ella....María Alejandra Jiménez (Venezuela) 
El...... .Beto Brom (Israel)

 |||

 Registrado: Safecreative N°1402170171761